domingo, 11 de septiembre de 2016

La Génesis de la Universidad

 La Universidad tiene antecedentes en las culturas Griega, Romana y Arábica, pero como institución con una organización formal nace en la Edad Media en Europa Occidental. Por su antigüedad y su forma de organización, son prototipos de universidades medievales las de Bolonia y París, que evolucionaron paulatinamente y para el Siglo XII se constituyeron como tales.
Las universidades europeas en la baja Edad Media
http://joseantoniomora.50webs.com/images/universidadesbem.jpg 
Es en Bolonia donde se encuentran las raíces de lo que hoy llamamos Universidad, allí a finales del siglo IX un grupo de maestros de la Retórica y la Lógica, de cuyas reflexiones conjuntas nacieron los primeros estudios de Derecho, establecieron un conocimiento muy avanzado para la Europa de la época. A la cabeza de aquella comunidad estaba el jurista italiano Irnerio, considerado el primer catedrático de la Historia (Castrillo, 2008). 
Mientras París, Oxford y Salamanca nacen como centros eclesiásticos, Bolonia es promovida por fuerzas seculares: la burguesía local y el emperador.

La Universidad de Bolonia (Italia), la más antigua de las universidades europeas, fue
una universidad de estudiantes. Se inició en 1088 como una escuela de leyes, cuando el emperador germano Enrique IV reconoció la actividad de ciertos estudiosos del Derecho. Alcanzó rápidamente gran prestigio. Su lengua era el latín.  Concurrían personas de todas partes de Europa para recibir  clases,  para lo cual contrataban a doctores en leyes como sus profesores. Estos estudiantes eran extraños en la ciudad, tenían dificultades para adaptarse pues no tenían reconocidos iguales derechos que los naturales. Enfrentaron problemas y para defender sus intereses decidieron crear un gremio y unidos tomaron el control de la Universidad.  Para ello solicitaron el reconocimiento a la comuna. Setenta años después, otro emperador alemán, Federico I Barbarroja promulgó en 1158 la llamada Constitutio habita, considerada la primera ordenación de la Universidad,  a partir de la cual se establece que cada escuela debe constituir una sociedad de pupilos presididos por un maestro, que es remunerado con las cuotas que pagan sus alumnos. Los estudiantes ejercían el poder en Bolonia, fijaban las reglas, controlaban las actividades académicas y tomaban las decisiones importantes.  
Se constituyó Bolonia como la primera universidad cuyo gobierno quedó en mano de los estudiantes.  
Otras universidades europeas más tarde 
adoptaron este sistema de gobierno estudiantil.
Desde ese momento, la Universidad se transformaba por Ley en una institución en la que se desarrollarían estudios e investigaciones de forma independiente a otros poderes públicos.  


La Universidad de París (Francia), fue fundada en 1150 por el obispo de la ciudad. Su
lengua era el latín. A diferencia de Bolonia estuvo gobernada por el gremio de profesores y los alumnos estaban en calidad de aprendices. Por ese motivo se dice que es una Universidad de Maestros. Surgió de la actividad de las distintas escuelas de teología que operaban desde la alta Edad Media en torno a la catedral de Nôtre Dame. En 1200 fue reconocida por el rey Felipe II y en 1215 por el papa Inocencio III.  Roberto  de Courson, legado papal y antiguo maestro de aquellas escuelas, diseñó los primeros estatutos de 1214 teniendo presentes las conclusiones alcanzadas por los maestros que ya trabajaban allí sobre diversas cuestiones morales, curriculares y universitarias. Al aprobar los estatutos de la universidad de París, mantuvo la prohibición de los estudios de ciencias y filosofía natural con los textos de Aristóteles.
La Universidad de París alcanzó gran prestigio como una escuela de lógica y teología. Las autoridades de la ciudad favorecieron su desarrollo ya que la presencia de la universidad atraía a jóvenes que querían proseguir la carrera eclesiástica y a intelectuales de muchas partes de Europa, generándose y jerarquizando una élite. Por otra parte, estimulaba el crecimiento de París como un centro cosmopolita promoviendo una gran actividad socio económica.
Este modelo de Universidad gobernada por el gremio de profesores recibió el nombre de universidad magisterial y también fue copiado por otras universidades europeas.

La Universidad de Oxford (Inglaterra), es la universidad de habla inglesa más antigua
del mundo, hay evidencia de actividades de enseñanza desde el año 1096. Instalada en Gran Bretaña, al igual que la Universidad de Cambridge, fundada poco tiempo después, es una federación de colegios autónomos. Los colegios son entidades totalmente independientes, propietarias de sus inmuebles, con personal propio y su propio presupuesto. Ambas universidades siguieron el modelo de la Universidad de París, o sea, de una universidad magisterial, la enseñanza estaba descentralizada, se impartían conocimientos de tipo general  y se formaban numerosas comunidades de profesores y alumnos que estudiaban y convivían.

La Universidad de Salamanca (España),  nació como una universidad eminentemente jurídica, las clases se impartían en latín y se abordaban entonces estudios en Derecho, Medicina, Lógica, Gramática y Música. Estaba en consonancia con la Universidad de Bolonia y en contraste con las universidades de Oxford y de París, más centradas en la Teología y las Artes. Entre 1381 y 1386 comenzó a impartir estudios de Teología. 
Fue fundada a fines de 1218 o principios de 1219 como el Studium Salmantino, por el rey leonés Alfonso IX.   Y fue la primera institución educativa europea en obtener el título propiamente de Universidad, por la real cédula de Alfonso X el Sabio quien le otorgó su Estatuto el 9 de noviembre de 1252, el que posteriormente fuera ratificado por la licentia ubique docendi de Alejandro IV en el año 1255, con la que se reconocía la validez de los grados otorgados por la Universidad de Salamanca en todo el mundo. 
En el libro de Las siete partidas se regula el funcionamiento de la institución.



Revisión bibliográfica: 

Oscar González Cuevas, El concepto de Universidad, Revista de la Educación Superior, Nº 102, ANUIES, México D.F., 1997 (acceso abierto)